Este es el método recomendado para el discernimiento


En horas de la mañana del 19 de junio, tuvo lugar en la Oficina de Prensa de la Santa Sede, la presentación del “Instrumentum laboris” de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, cuyo tema es “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”.

Entre los que intervinieron en la presentación, se encuentra el cardenal Lorenzo Baldisseri, Secretario General del Sínodo de los Obispos, quien ha explicado que este documento está redactado según el “método del discernimiento”, porque, sustancialmente, “el Sínodo es un ejercicio de discernimiento, cuyo proceso se realiza dando los mismos pasos que ayudan a todos los jóvenes a arrojar luz sobre su vocación”.

El cardenal Baldisseri menciona que este proceso ya fue mencionado por el Papa Francisco en su documento Evangelii Gaudium, No. 51, donde lo presenta con tres verbos: reconocer, interpretar, elegir. “Por esta razón el texto se divide en tres partes, cada una refiriéndose a uno de los tres verbos”, explica el purpurado.

En Eudistas Minuto de Dios les ofrecemos el texto completo de la intervención del Secretario General del Sínodo con los “tres verbos” que constituyen el método recomendado para discernir:

El primer paso del discernimiento está marcado por el verbo reconocer. Inmediatamente viene a la mente el relato de Emaús, donde se dice que "se les abrieron los ojos y lo reconocieron " (Lc 24,31). Por lo tanto, es evidente que "reconocer" no es un ver genérico o un simple escuchar, sino que dice mucho más: se trata de dejarse habitar por la gracia para tener la mirada del discípulo, una comprensión de la realidad que es capaz de ver con el corazón, la inteligencia que surge de las entrañas de misericordia que moran en cada uno de nosotros. "Reconocer" significa participar de la mirada de Dios sobre la realidad, observando la forma en que Dios nos habla a través de ella.



El segundo pasaje se centra en el verbo interpretar. La realidad es más importante que la idea, pero las ideas se vuelven necesarias cuando se reconocen las llamadas que provienen de la realidad. Se necesita un marco de referencia para interpretar la realidad; de lo contrario, se es presa de la superficialidad. Es necesario profundizar, hacia un nivel bíblico y antropológico, teológico y eclesiológico, pedagógico y espiritual. Las buenas ideas iluminan, aclaran, desatan nudos, ayudan a desenredar la madeja, a vencer la confusión y resolver la fragmentación, acompañando hacia una visión integral y sinfónica.

El tercer momento se concentra en la necesidad de elegir. Después de reconocer e interpretar, la fase más delicada e importante es tomar decisiones valientes y previsoras a la luz del camino recorrido. El discernimiento corre demasiadas veces el peligro de encallarse en el análisis interminable de muchas interpretaciones diferentes, que no llegan a buen término, es decir, a las decisiones concretas, proféticas y prácticas. Por eso es importante completar el camino a través de opciones compartidas que nos ayudan en nuestro recorrido de conversión pastoral y misionera.



Comentarios

Lo más leído esta semana

La devoción del Siervo de Dios Rafael García Herreros a la Virgen del Carmen

Así finalizó la visita canónica del Superior General de los Eudistas al Minuto de Dios (Parte 5)

Nueva dirección web del sitio oficial de la Congregación de Jesús y María