"En las redes sociales se puede marcar la diferencia": Entrevista al P. Germán Prieto García, Eudista en Nicaragua


En la entrevista, concedida a PEMD Comunicaciones, el padre Germán Prieto, presbítero Superior Local de los Eudistas del Minuto de Dios en Nicaragua, hace referencia a temas de actualidad como: los vídeos sobre el evangelio diario que publica en las redes sociales, la situación nicaragüense a la luz de las Fake News y el periodismo de paz, así como la formación de Jesús en las redes sociales, en el contexto de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que se celebrará este domingo, 13 de mayo. 

Padre Germán: a propósito de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, quisiéramos conocer un poco más sobre los vídeos que diariamente publica en Facebook llamados: “Evangelio del día con el padre Germán Prieto”. ¿Cómo surgió la idea y cuál es el propósito? 

Fue algo muy anecdótico. Desde que fui nombrado párroco, he estado celebrando la Eucaristía diariamente, pero la Eucaristía semanal llegaba a muy poca gente porque era a las siete de la mañana, cuando por lo general están estudiando y trabajando. Entonces asistían pocas personas y me decía: “preparar la homilía y hacer todo ese esfuerzo por tan poca gente”. Viendo cómo en las redes sociales había una gran explosión y proliferación de comentarios a los Evangelios y a la Sagrada Escritura, decidí sumarme y conseguí una cámara, así como un asistente y comencé a grabar el Evangelio diario para que hubiera más personas que pudieran escuchar la Palabra y así no sentirme tan solo en la
predicación del Evangelio. Así surgió esa idea. Me fui dando cuenta cómo había un auditorio mucho más grande en la escucha del Evangelio de manera virtual que de manera presencial. 

El objetivo es hacer presencia en las redes sociales con un contenido evangelizador. Las redes sociales se prestan frecuentemente para transmitir muchos mensajes pero también para compartir muchas trivialidades, muchas banalidades prosaicas. Entonces también veía que a través de las redes se pueden compartir mensajes bien importantes y serios. 

Quise dar un grano de arena y utilizar las redes sociales como el nuevo areópago mundial. El Papa Juan Pablo II decía que eran los medios de comunicación, pero ahora son las redes sociales que cada vez más se usan y tal vez los medios tradicionales se restringen más. Por eso la finalidad es difundir la Palabra de Dios diaria desde la manera como la organiza la liturgia de la Iglesia, a través de las redes sociales y así llegar a un público mucho más amplio del que se puede tener de manera presencial o en las reuniones que se realizan en las capillas o en el templo parroquial. 

El mensaje del Papa Francisco para esta Jornada, hace un énfasis particular en las Fake news y periodismo de paz. Sobre el término Fake news asegura que es “un término discutido y también objeto de debate. Generalmente alude a la desinformación difundida online o en los medios de comunicación tradicionales”. En este contexto, queremos preguntarle por la situación que vivió Nicaragua en días pasados y que motivó a varias protestas en el país centroamericano: ¿Podría hablarse de la presencia de Fake news en la transmisión de la realidad al mundo? ¿Cuál es su apreciación sobre la realidad nicaragüense? 

Creo que las redes sociales se han prestado para cosas muy positivas e importantes y también se convierten en un factor político y de cambio político, porque la inmediatez de la información, que no es filtrada a través de medios tradicionales, genera una inhibición de la censura. La censura ahora es muy difícil. Entonces la comunicación fluye inmediatamente a la velocidad de la luz y eso puede generar patrones de organización política nunca antes vistos porque el medio es inmediato. Esto ayuda en los momentos de las protestas políticas, para aglutinar varios segmentos de la población en
tiempo récord y de esa manera generar fuerzas para realizar reclamos y protestas como ha ocurrido en otros países. 

El problema de las redes sociales es que, a diferencia de los medios tradicionales de comunicación, no existe un manejo profesional de las noticias en las cuales se necesita una fuente confiable que pueda sustentar y soportar cualquier mensaje que se publique. 

Esto puede generar mucha confusión y mucha desinformación y efectivamente como puede suceder en cualquier lugar del mundo, también ha sucedido en Nicaragua en estos últimos días: se ha visto cómo se generó una expansión exponencial de mensajes sobre Nicaragua, tanto a favor como en contra de las protestas, y al final no se sabía de dónde provenían las informaciones: en la mañana se afirmaba algo y en la noche se desmentía y al final quedábamos con una gran sospecha sobre los verdaderos intereses a que estaban respondiendo las publicaciones que se hacían. 

Este es un nuevo contexto en el cual estamos viviendo sobre la manera cómo funcionan y se desarrollan las redes sociales que parecen tener vida propia y que tal vez llegan de manera inesperada a las instituciones sociales. Por eso creo que no solamente es una situación nicaragüense sino una situación mundial y que ha afectado precisamente lo que aconteció en Nicaragua. 

Dado que las noticias no estaban siendo transmitidas por los medios de comunicación tradicionales y algunos otros medios fueron cerrados temporalmente, la única manera que había para saber lo que estaba pasando eran las redes sociales. Esa es una espada de doble filo: se tiene la inmediatez de lo que está ocurriendo, pero también no se tiene el filtro del profesionalismo periodístico que implica el trabajo con los medios masivos de comunicación. 

En cuanto al periodismo de la paz, el papa dice que con esta expresión no se entiende “un periodismo buenista, que niegue la existencia de los problemas graves y asuma tonos empalagosos”: ¿Qué sugerencias nos podría brindar para que las comunicaciones sociales, especialmente las nuestras, cumplan con el propósito de “formar a Jesús” en la sociedad? 

Yo considero que hay un debate previo a cómo hacer un buen periodismo en las redes sociales y es precisamente aquello de las fuentes confiables y la confirmación de las noticias. Es un trabajo muy complicado porque en un medio de comunicación tradicional, ya sea una emisora, un periódico o un canal de televisión, el control lo tienen las editoriales, cada periódico tiene una orientación ideológica o política y eso es inevitable y con ello convivimos. Pero el profesionalismo y la responsabilidad, lo
que podríamos llamar la ética profesional tiene que ver con los derechos del autor o la responsabilidad del autor que en los medios tradicionales es muy clara.

En las redes sociales esto se diluye y se confunde, no se sabe bien la autoría de las cosas, existen hasta formas de hackear y generar caos y confusión que en los cuales salen ganando los que quieren construir problemas: no se construye sino que se destruye. Por lo tanto, será un tema de construcción social y de construcción conceptual sobre cómo hacer buen periodismo en las redes sociales, ya que tienen unas circunstancias y unos contextos muy diferentes a los medios de comunicación tradicionales en cuanto a la responsabilidad y el profesionalismo de quien emite la noticia. 

En las redes sociales cualquiera se puede volver periodista, cualquiera se vuelve especialista en cualquier tema, entonces hay que revisar esto. Yo creo que la misma sociedad se encargará de evaluar y discernir lo que verdaderamente tenga solidez y validez en todo lo que se publica en las redes sociales. También tiene que ver con todos los vídeos y audios que se suben a la red, unos de buena calidad y otros que uno simplemente pierde el tiempo escuchándolos y viéndolos. 

Las redes sociales se prestan para una buena formación, se ha demostrado, pero también se prestan para perder el tiempo, para convertirse en una frivolidad y banalidad a veces sin límites porque la falta de identidad que se genera en las redes sociales provoca también una cierta desinhibición. Creo que a lo que hay que apuntar es a ciertos focos de interés, a ciertos públicos objetivos porque, como en las redes sociales uno queda disponible y abierto para las opiniones de todo, se depende del mensaje y del estilo que se dé. Llama la atención cómo ciertos bloggers o youtubers tienen millones de seguidores y en realidad las cosas que hacen son un poco “tontas”, un poco superficiales. En cambio hay páginas que son bastante profundas y formativas, que tienen públicos más especializados. El camino es este: saber que en las redes sociales se está en un campo abierto, en el cual se puede marcar la diferencia. Indica que se debe tener discernimiento al momento de expresarse en las redes sociales, pensando que lo que se dice es un punto de vista o un concepto válido para muchas personas. 

Formar a Jesús a través de las redes sociales tiene que ver con sostenerse y fundamentarse en cuestiones que tienen el sello de lo universal, de lo objetivo y abrirlo como una propuesta a la gente. Muchas gracias.

Comentarios

Lo más leído esta semana

Sentimiento de gratitud al Señor y a la Virgen por estos 3 años: P. Raúl Téllez Villamil, cjm

Ocho impactantes frases de san Juan Eudes sobre el Corazón de María

¡Felices 60 años de sacerdocio, padre Diego Jaramillo Cuartas, cjm!