¿Amas a Jesús y no sabes cómo expresarlo? ¡San Juan Eudes te ayuda!

Te proponemos una compilación de los ejercicios de amor a Jesús, compuestos por san Juan Eudes (cf. O.C. I, 384-404) y expuesta de manera extraordinaria en el libro "Oremos con san Juan Eudes" (154), para que en este jueves, puedas amar al que jamás será suficientemente amado:

¡Señor Jesús, me basta saber que eres digno de amor, y que nada hay en ti que no merezca amor infinito!
¡Que mi espíritu se contente con ese conocimiento pero que mi corazón nunca se sacie de amar al que jamás será suficientemente amado!
Señor Jesús, mi vida y mi todo, nunca me cansaré de decirte que deseo amarte sin medida.
Y tanto lo deseo que si fuera posible desearía que mi espíritu se convirtiera en anhelo, mi alma en deseo, mi corazón en suspiro, y mi vida en ansia vehemente.
Me entrego a ti, amor irresistible, y me abandono enteramente a tu poder. Ven a mí y destruye cuanto te desagrada, y establece en mí el reino de tu amor.
¡O amar o morir, o más bien, morir y amar!
Morir a todo lo que no es Jesús, amar únicamente, y por encima de todo, al mismo Jesús.
Dios de mi corazón, tú me has creado solo para amarte. Haz que yo no tenga vida sino para amarte, que ya no viva sino en ti y para ti, que ya no tenga pensamiento ni diga palabra, ni realice acciones sino por ti y para ti.
Señor Jesús, quiero que reines dentro de mí. Reina y domina a pesar de mis rechazos.
Mi amado Jesús, sé Jesús para mí. Mi todo, sé todo para mí, en el pasado, en el presente y en el futuro. 
¡Una sola cosa me es necesaria, fuera todo lo demás! Sólo tengo un anhelo y nada más busco. Es lo único que amo, porque lo es todo para mí: Jesús. Solo quiero a Jesús, a él sólo busco. Lo amo y lo quiero amar con todo el amor del cielo y de la tierra.

Comentarios

Lo más leído esta semana

Así viven los candidatos eudistas su tiempo pastoral en las distintas comunidades locales

"Una familia, un mismo Espíritu, un solo Corazón": Entrevista al p. Miguel Ángel Soto Toloza, Eudista en Perú

Asociados y Pre-Asociados vivieron un intenso retiro espiritual en la Solemnidad de Pentecostés