Primer día del retiro provincial: “El abismo de la miseria atrae el abismo de la misericordia”


Los Eudistas del Minuto de Dios siguen viviendo el retiro provincial, cuya temática gira en torno a la misericordia en los textos de san Juan Eudes.


[07/11/2016] Tenjo, Colombia. Grandes reflexiones en torno a la misericordia en san Juan Eudes surgieron en el primer día del retiro de la Provincia Eudista Minuto de Dios que se lleva a cabo en el municipio de Tenjo, Cundinamarca. En esta nota se compilan solamente algunas de las ideas principales, pues todo el material propuesto daría para un artículo de mayor extensión. 

La jornada comenzó a las siete de la mañana con el rezo de laudes, momento en el que también se hizo lectura de la importancia del retiro anual que es propuesto por san Juan Eudes. En efecto, el santo normando asegura que “Es algo muy santo, muy importante y que tiene una utilidad que no la pueden conocer sino los que lo han experimentado, a saber, tomar cada año un tiempo para dedicárselo a Dios y realizar ejercicios de piedad y de oración con mayor atención de lo normal.” También el presbítero fundador afirma que se debe mirar el retiro como “un paraíso y el tiempo del retiro como un pedacito de eternidad y esforcémonos para hacer en este tiempo lo que se hace en el paraíso y en la eternidad, comenzando ya aquí la vida y los ejercicios que nos ocuparán eternamente en el cielo, esto es, contemplar, amar y glorificar a Dios como lo contemplan, lo aman y lo glorifican sin cesar en el cielo.” (Vida y Reino de Jesús, III parte).

La primera charla sobre la misericordia se inició hacia las nueve de la mañana, momento en que el padre Higinio enfatizó en la importancia de considerar la palabra “misericordia” en su contexto eminentemente bíblico y dejar de lado la concepción griega clásica en la cual esta se presenta como un término abstracto y no concreto para la vida del creyente. Este cambio de paradigma se hace muy necesario, a tal punto que el mismo Dios lo hace para acompañar a su pueblo a lo largo de su historia.

“San Juan Eudes está pasando por una fuerte crisis pastoral y de conciencia en 1640 –continuó el padre Higinio Lopera – en cuanto al trato con los pecadores. ¿Cómo alcanzar su conversión y atraerlos a Dios?” Frente a esta postura, encuentra varios caminos que no lo satisfacen plenamente como lo es el rigorismo de Jansenio o las reflexiones de Antonio Arnault. El discernimiento que hace el santo francés lo llevará a inclinarse por su mística de cabecera María des Vallées y su devoción a la Madre Admirable.

En efecto, Juan Eudes propone la necesidad de articular el abismo de la miseria humana con el abismo de la misericordia divina, siendo necesario combatir y destruir el pecado en las almas cristianas para convertir al pecador y tener con él dulzura, benignidad, paciencia y caridad, características que le permiten descubrir la misericordia de Dios. Este requerimiento hace evidente la necesaria articulación entre miseria y misericordia. Al respecto, el padre Lopera aseguro que: “el principal descubrimiento para la lectura eudista y toda traducción apropiada que se quiera hacer de los escritos, es sobre el manejo que hace Juan Eudes de las dos palabras: misericordia y miseria (y miserable). Esto me sorprendió: siempre que habla de misericordia habla de miseria y siempre que habla de miseria habla de misericordia”.

El día finalizó con la Eucaristía en la cual se recordó el sacerdocio de Jesucristo y en la noche se propuso un conversatorio sobre los desafíos de la formación de Jesús en nosotros, espacio privilegiado de preparación a la próxima Asamblea General de la Congregación de Jesús y María.


Comentarios

Entradas populares de este blog